Curiosidades de la Semana Santa

Cofrade 2.0

Llega la Semana Santa. En tan sólo unos días, España entera se llena de procesiones, cofradías, pasos… ¿Vas a ver alguna? Más allá de su sentido religioso y trascendente, la Semana Santa en España está declarada de Interés Turístico Internacional. Aquí va una lista de curiosidades que te sacarán del apuro cuando los niñ@s te hagan preguntas sobre la procesión en cuyo recorrido estáis esperando.

  • ¿Por qué la Semana Santa cambia de fecha cada año? Pues nada menos que por la luna. Según la tradición, la muerte de Cristo se produjo con luna llena y por eso, ya en la antigüedad, se estableció que el Domingo de Resurrección fuese el primer domingo después de la primera luna llena del solsticio de primavera boreal. De ahí eso de “este año la Semana Santa cae tarde” o “cae pronto”. La culpa la tiene la luna.
  • Las primeras procesiones, los historiadores las datan en los siglos V y VI. Pero las procesiones tal y como las conocemos ahora, es decir, como una representación de la Pasión de Cristo, no llegarían hasta el siglo XIII.

Aunque todas tienen la misma estructura, vivirlas en una zona de España u otra cambia mucho la experiencia.

  • Así, las castellanas son las más sobrias, las del silencio. En algunos sitios como en León, a los penitentes se les llama “papones” y normalmente no llevan el capirote alto sino que van sin él. En otros lugares, como por ejemplo Zamora, únicamente se oyen el sonido de los bastones con punta de metal que llevan los penitentes al chocar contra el suelo.
  • En Cuenca son muy tradicionales, pero se caracterizan por sus tamborradas.
  • Y las más llenas de cantos son las andaluzas, puedes escuchar saetas a cada paso y muchísimos aplausos, con vítores y piropos a las Vírgenes.
  • Las procesiones más famosas en España son las de Sevilla. Con “la Madrugá” salen las imágenes que más quieren los sevillanos. Unas procesiones enormes con más de 15.000 nazarenos, acompañando a la Esperanza Macarena, al Cristo del Gran Poder, a la Esperanza de Triana, al Cristo de los Gitanos… También son muy famosas las procesiones del Viernes Santo de Valladolid, El Cristo Yacente del Jueves Santo de Zamora, El Cristo de la Buena Muerte que lleva la Legión en Málaga, Las Turbas con sus tambores en Cuenca,  El Romper de Calanda, La Pasión Viviente de Castro Urdiales,  El Cristo Redentor de Toledo, El Domingo de Ramos de Elche, La Procesión de los Gitanos de Granada…
  • Los participantes de la procesión tiene papeles muy diferentes. El primero en arrancar es el portador de La Cruz de Guía, el que lleva la procesión. Le acompañan todos los penitentes, que pueden ir o no descalzos. Para saber si se tienen que parar o arrancar, están los campanilleros que, en lugar de dar voces, tienen un código a toque de campanas y constantemente andan de un lado a otro agitando la campanilla. Entre los penitentes, están los “simpecados” o estandartes que son unas banderolas bordadas con el nombre de la Virgen o el Cristo al que acompañan.

Respecto a los hombres que llevan las imágenes también hay algunas diferencias. En Sevilla se les llama costaleros, llevan los pasos a la espalda y van debajo de ellos. En Málaga, los llevan a hombros y, en este caso, se llaman hombres de trono y van por delante y por detrás de la imagen. En el resto de España suelen ir a hombros pero no se llaman hombres de trono, se les llaman costaleros.

También podremos ver a las “manolas” o “mantillas”, las mujeres que van detrás de las imágenes vestidas de mantilla y de negro en sentido de luto. La que normalmente va al final es la Matacandelas, una penitente que lleva una vara para apagar las velas.

  • Los pasos pesan entre 2.000 y 2.700 kg, son llevados por los costaleros y, en Sevilla, como las procesiones son muy largas, cambian cada tres horas. Cada costalero aguanta cerca de los 50 ó 60 kg. Para aguantar esto, ellos también entrenan los meses anteriores a la Semana Santa y, por eso, no es raro verlos por la ciudad llevando plataformas con sacos terreros para pasar por los lugares más complicados.
  • Los pasos y tronos llevan unas campanas que el guía del trono toca según un código establecido para que los costaleros paren o arranquen. Muy curioso es oír en Andalucía “¡Al cielo con ella!”, el grito con el que levantan a la Virgen.
  • Algunas veces, dadas las grandes dimensiones de los tronos y los pasos y los lugares tan estrechos por donde pasan, tienen que sacarlos de las iglesias de rodillas.
  • Algo muy bonito es ver los “encuentros” de Cristos y Vírgenes y ver como bailan a las imágenes. A las Vírgenes se las mueve meciéndolas de derecha a izquierda y a los Cristos de delante a atrás.
  •  ¿Para poder salir en la procesión, que hay que hacer? Donde hay más peticiones es en Sevilla para La Madrugá, viene gente de toda España para procesionar. Para ello, hay que hacerse hermano de una cofradía y solicitar papeleta de sitio, que es lo que te permite salir en la procesión. Ser costalero muy difícil, porque la lista de espera es enorme.

Bueno ahí queda nuestra pequeña guía para meternos un poquito más en esta preciosa tradición.

¡Feliz Semana Santa!

Eva, Teresa y Myriam.