La corona de la Almudena se come

Corona de la Almudena

¿Sabes cuál es el origen del nombre de la Almudena que recibe la Virgen patrona de Madrid? ¿Sabes por qué su fiesta se celebra el día 9? ¿Sabes que hay un dulce llamado corona de la Almudena? y ¿por qué surgió? Si tu respuesta es negativa, aquí estamos nosotras para remediarlo.

Cuenta la leyenda que, reinando Alfonso VI de Castilla y de León, se organizaron en Madrid rezos y rosarios para encontrar a la Virgen de la Vega que estaba perdida pues, siglos atrás, los propios cristianos de la época la habían escondido para que los moros no se hicieran con ella. Y dice esa leyenda que tanto rezó Madrid que, después de seis días, milagrosamente apareció la Virgen. Eso ocurrió, concretamente, un 9 de noviembre del año 1058.

Al pasar la procesión por la Cuesta de la Vega con el rey y el obispo en cabeza, parte de la muralla cayó al suelo dejando la imagen de la Virgen al descubierto y en perfecto estado después de más de 370 años escondida. Su hornacina estaba en la Almudayna (la ciudadela) y, por eso, la Virgen tomó el nombre de Santa María la Real de la Almudena. Así nacía, la veneración de los madrileños por la que ya sería su patrona.

Resuelto el misterio del nombre y de la fecha, entramos en la historia del dulce que hace los honores a la Patrona.

Curiosamente, la Virgen de La Almudena, además de patrona de Madrid, lo es de los pasteleros. Pero, paradojas de la vida, no tenía dulce asociado. San Isidro tiene sus rosquillas, San Antón sus panecillos, San Blas sus tortas y la Patrona ningún dulce. Así, en 1978, el Gremio de Pasteleros de Madrid organizó un concurso para elaborar un dulce para la Virgen y lo ganó un bollo con forma de rosca dulce rellena de crema.

Los expertos dicen que no, pero a los menos o nada entendidos nos recuerda al Roscón de Reyes. La elaboración, no obstante, es diferente. La masa no lleva licor, ni agua de azahar, ni ralladura de naranja y el aspecto también es algo distinto y de un tamaño más pequeño. Normalmente va rellena y se cubre con un almíbar de naranja. ¿Quieres probarla? Te va a encantar…

En las pastelerías del centro de la ciudad es donde más coronas encontramos, pues la procesión de la Virgen pasa por la calle Mayor. Toma nota y coge el metrobús.

Nos encanta la de El Riojano, rellena de crema, nata, chocolate o cabello de ángel que te tomas allí mismo; muy rica la de la Santiaguesa, prima del Horno de San Onofre, con muchos más rellenos, como el de crema de Málaga, de avellanas, a parte de los de siempre. La de la Antigua Pastelería del Pozo es otro exitazo, un clásico maravilloso que preparan para 6 u 8 raciones y con relleno de crema impresionante. Y las últimas en llegar, con un toque de nueva pastelería, son las de la Duquesita de menor tamaño y con diferentes rellenos.

¿Ya sabes por cuál te vas a iniciar? Feliz Día de la Almudena.