Publicar fotos de tus hijos en redes… ¡piénsalo dos veces!

Publicar fotos de tus hijos...

Esto es, realmente, un “predicar en el desierto”. Nadamos contracorriente y lo sabemos pero las que componemos yosilose.com somos “extremas” en este asunto: piénsatelo dos veces antes de publicar fotos de tus hijos en redes sociales. Y es que somos unas verdaderas convencidas de que publicar fotos de tus hijos en redes sociales puede traerte más disgustos que alegrías a largo plazo. Y no somos las únicas que piensan esto. Sabemos que hay más artífices de webs y blogs que piensan así, aunque nos sentimos realmente en minoría.

Primeros pasos de bebés, manualidades infantiles en directo, boquitas pringadas de chocolate en una heladería…. En este mundo de bloggers, de compartir experiencias, de recomendar desde las vivencias propias, las ganas de mostrar que realmente lo has vivido en familia puede ser una trampa mortal. Ahora no lo ves y es muy fácil que te dejes llevar por la marabunta de compartir pero a la larga, no será algo bueno. Piénsalo…

  • Piensa si te interesa compartir los primeros pasos de tu peque con la señora que está delante de ti en la cola de súper.
  • Piensa si dejarías subir a ese señor que está en la parada del autobús para que vea cómo se bañan tus hijos.
  • Piensa cómo casa que le digas a tus hijos “no hables con desconocidos” y luego compartas con esos desconocidos un momento íntimo de lactancia materna.
  • Piensa cómo le vas a decir a tu hija, cuando tenga 14 años, que no publique una foto suya con ese camisón de tirantitos cuando lleva saliendo en pijama desde que es pequeñita en tu cuenta de instagram.
  • Piensa siempre que “el ruido de lo que haces, no les deja escuchar lo que dices”.

Porque ahora no lo ves. Pero hay determinadas vivencias que son mejor dejarlas para los más allegados. Y es que los peques son esponjas de lo que experimentan y, si tu actitud es de completa ausencia de intimidad, te va a ser realmente difícil controlar su actividad cuando sean autónomos. Y esto sin entrar en otras miles de razones como la manipulación de las fotos para fines malévolos, el aviso a maleantes de que has dejado tu casa para varios días cuando llega un viaje largo, las pistas que ofreces a enfermos mentales que pueden conocer el nombre de tu hijo y su habitat y dirigirse a él con familiaridad…

Los likes que ahora consigues de forma espontánea te pueden salir verdaderamente caros. Eduquemos a nuestros hijos para el largo plazo, no siempre llevarán pañal ni hablarán con boquita de trapo. En menos de lo que te imaginas, serán entes independientes en redes sociales y viviremos más tranquilos si cuentan con unas ideas bien sólidas sobre la intimidad. Incluso con ellas no es difícil llevarse algún disgusto…