Renovarse o morir…

Renuévate

El dicho popular “renovarse o morir” procede de una frase de Miguel Unamuno que decía “el progreso consiste en renovarse”. La sabiduría popular lo resumió y modificó de forma sabia porque, realmente, lo que tenemos claro es que los cambios alrededor de nuestra vida son constantes y debemos renovarnos ante ellos. Decía Bob Dylan que no hay nada más estable que el cambio, y si echas un vistazo a tu vida, verás que es así…

Nuestros hijos crecen, sus gustos, su ocio, sus necesidades o el control que debemos ejercer sobre ellos cambia, las amistades que tienen también cambian a su vez, se enfadan con su mejor amig@ y se integran en otros grupos….

Nuestros padres se hacen mayores, enferman o se hacen más dependientes y debemos planificar un tiempo y unos medios para echarles una mano.

Las circunstancias profesionales son una auténtica montaña rusa en esta vida moderna, pueden cambiar nuestros horarios, nuestra cantidad de tiempo libre, nuestros “posibles” para dedicar al ocio e, incluso llevadas al extremo, pueden cambiarnos de ciudad.

Nuestros gustos cambian. Nos hartamos de hacer lo mismo, ver lo mismo, leer lo mismo o comer lo mismo. Ya nos deja de gustar la crema de calabaza pero descubrimos la maravillosa quinoa que, además, dicen que es muy sana 😉 Y descubrimos nuestra pasión por un nuevo hobby que no sabíamos que existía.

La moda evoluciona (aunque yo creo que eso lo hacen para que mis pantalones nunca estén a la última;) y la tecnología es un obús que nos facilita cada vez más la vida… o nos la complica, según lo miremos. Los grupos de whatsapp (bendito sea, a veces) nos permiten estar más en contacto con gente alejada físicamente de nosotros, pero las consolas o los móviles nos hacen discutir más con nuestros hijos adolescentes.

Las casas cambian o deben cambiar porque los que duermen en ellas tienen piernas más largas o zapatos más grandes, o llega un nuevo miembro con su cuna y su cambiador, o se va uno que decide estudiar fuera y transformamos su cuarto en un estudio.

Todo ello es renovación. Y mucha es renovación impuesta (por circunstancias ajenas que nos empujan al cambio) y otra mucha también es por gusto. Y es que cambiar algo en nuestras vidas de vez en cuando es motivador…. A much@s nos motiva un nuevo jersey en el armario, un nuevo cuadro en el salón o un nuevo color de pelo. Es una alegría para el cuerpo. Y en octubre vamos a aportaros ideas para renovar, bien por imposición, bien por vocación.

Renovarse o morir… o aburrirse. ¡¡Octubre es el mes de los cambios que motivan!! y aquí va nuestro hagstag… #enoctubrerenuévate.

Eva de yosilose.com