Reparar debería ser un “must”

blog2Cuando yo era pequeña, recuerdo acompañar a mi madre a un pequeño establecimiento del barrio que se llamaba Electroleón. Era minúsculo y estaba lleno de pequeños electrodomésticos estropeados y ya reparados. Allí llevábamos la batidora, la plancha o cualquiera de estos utensilios cuando dejaban de funcionar. Pasaban pocos días y volvíamos a buscarlos como nuevos.

¿Habéis intentando hacer eso ahora? No hay manera. “Es más caro repararlo que comprar uno nuevo”. ¿Cuántas veces habéis oído esa respuesta? Yo estoy aburrida de escucharla. Una impresora, un móvil, el exprimidor de naranjas…. Cuando dejan de funcionar, van directos al Punto Limpio.

¡Pues me indigna! Y como tengo la gran suerte de tener este blog para decirlo y “gritarlo”, así lo hago: ¡¡Reparar debía ser un “must”!!

blog1

Lo que se estropea tiene derecho a que le demos una segunda oportunidad. Y ya no sólo porque vamos a dejar el planeta hecho una pena con tantos residuos. Yo también lo veo desde el punto de vista educativo hacia nuestr@s hij@s: se le rompe la muñeca, la tiramos. Se le rompe el coche teledirigido, buscamos otro. Pero ¿que tipo de educación de “usar y tirar” les estamos dando? Me encantaría que mis hijos quisiesen arreglar sus juguetes porque estuviesen realmente encariñados con ellos, porque fuesen conscientes de que son valiosos. Bufff!! Hace unas semanas llevé a reparar una Nancy antigua que heredó mi hija y que tenía una pierna rota. Visité a los “magos” de Hospital del Juguete Rimar y nos la repararon. Salió cara, no os lo oculto. Como una muñeca nueva. Pero valió la pena. Mi hija ha comprendido que es valiosa. Es importante porque la hemos “curado” y sigue en la familia.

Esta afición por arreglar las cosas nos viene de largo. Las que componemos este estupendo proyecto de yosilose.com siempre hemos sido muuuuuuuy partidarias de la reparación de las cosas. Por eso hemos intentado ir recopilando establecimientos que ayudan a arreglar. Como Talleres Calvo donde arreglan cristal (piezas de cristal rotas o piezas de cristalerías que os falten, por ejemplo) o Elgar donde arreglan hebillas, herrajes… (esa maleta que ya no puedes cerrar, por ejemplo). Pero no es fácil porque no hay muchos.

Si te pasa lo mismo que a nosotras, si crees que deberíamos optar más por arreglar nuestras cosas antes que convertirlas en efímeras, si conoces más sitios en los que reparan cosas, éste es tu foro. ¡Cuéntanoslo!

Myriam, Teresa y Eva.