CÓMO LIMPIAR TODO TIPO DE MANCHAS…

by Bego @la_ordenatriz

El interés de alquimista por hacer desaparecer manchas extrañas y difíciles nos viene de lejos. Cierto que haber vivido mucho más caseramente en los últimos tiempos ha podido agudizar ese espíritu de marujis pero reconocerás que el tema es de mucho interés, trendy a tope. Por eso le hemos pedido ayuda a la mejor.

Bego @laordenatriz, que ya nos ha dado pautas para hacer un buen cambio de armario, nos ha preparado un montón de recetas sencillas y eficientes para que todo quede siempre como nuevo. Aquí va su sabiduría…

¡Allá vamos!.. by Bego @laordenatriz

Lo primero que debo decir es que nunca se me ha dado bien esto de limpiar, pero la verdad es que no soporto las manchas, sobre todo en la ropa y en el calzado ¡Dice tanto de una persona…!

Siempre he sentido desconfianza sobre la eficacia de la que presumen muchos productos. A lo mejor se debe, precisamente, a que soy publicista. Y eso que en España suele haber veracidad, pero el marketing es el marketing e igual se nos vende un producto para quitar el polvo (que no es para nada necesario) como un aparato de ozono para eliminar virus (que no está demostrado en absoluto)…

Así que, aquí voy con mi experiencia, recomendando siempre primero la ecología y, en segundo lugar, la economía (¡el vinagre y el bicarbonato son los reyes para muchas manchas!).

Lo básicos que utilizarás: Bicarbonato, vinagre blanco, jabón en escamas, pulverizador y sobre todo paciencia, pero ¡sale todo!

Pís: Si es una mancha de ahora mismo, echar bicarbonato simplemente. Cuando seque, aspirar. No queda ni mancha ni olor. Si se ha secado, bicarbonato y vinagre pulverizado y luego, cuando seque, aspirar. Tampoco deja olor ni mancha. Si no sale puedes repetir pero es ¡súper eficaz!

Grasa: Con vinagre y bicarbonato. Si no sale, pelín de amoniaco y a lavar antes de que seque.

Ollas quemadas o plancha quemada: Calentar vinagre y, cuando esté algo más que templado echarlo y después, echar bicarbonato encima. Si no sale bien, repetir y frotar ¡pero suavemente para no estropear la antiadherencia!

Óxido: Vinagre y bicarbonato.

Puré de verduras, frutas y caquitas de bebé: Poner a remojo en agua fría con jabón de glicerina (jabón en escamas de Mercadona o jabón Beltrán).

Plátano: Echar vinagre y sal. Si no, hacer una pasta de agua y bicarbonato, dejar 20 minutos y luego lavar normal.

Vino: Si es en el momento, echar sal y quitar simplemente (funciona tanto para el vino blanco como para el tinto). Si está seco, sumergir la mancha en leche, se irá poco a poco. Si no, poner percarbonato.

Tomate: Poner a remojo en agua fría con Fairy o similar. Si no sale, meter en leche y si tampoco funciona esto, percarbonato con agua bastante caliente.

Cera de vela: Echar alcohol de quemar, sale sólo. Si deja mancha, vinagre y bicarbonato y luego ¡lavar!

Slime, plastilina: Es una mancha grasa así que lo mismo, bicarbonato y vinagre.

Sudor, manchas amarillas: Bicarbonato con vinagre , se deja secar y se lava. Repite hasta que salga.

¡Atención! El vinagre es un ácido. No es fuerte, pero al final hablamos de química y, aunque sea ecológico, puede cargarse la ropa y algunos materiales. Siempre es bueno probar primero en un sitio escondido de la prenda afectada…

He intentado poner las manchas que por frecuencia más me preguntan y también he intentado primar la ecología (y precio) para no comprar productos innecesarios que solo nos desordenan y nos hacen perder tiempo y dinero.

Aviso: La ecología tiene muchas cosas buenas, pero no es rápida 😩. Muchas veces la impaciencia nos hace pensar que eso no funciona.

Y ahora os voy a hablar de una cosa que no es tan ecológica pero que yo lo llamo fórmula mágica porque quita manchas que creíamos imposibles o que solo desaparecerían acudiendo a un sitio especializado.

FÓRMULA MÁGICA

¿Cómo hacerla? Calentar medio litro de agua, disolver dos cucharitas de jabón en escamas (es jabón neutro con glicerina, un alcohol que lo hace realmente eficaz). Dos cucharitas de postre, no más. El agua caliente es para que se disuelva bien el jabón aunque cuando se enfríe quedará gomoso, pero pasa perfectamente por un pulverizador. Añadimos medio vaso de vino de amoníaco (cualquiera vale). Estos dos productos se venden en Ahorra Más y en Mercadona, por ejemplo.

Esta fórmula mágica es para cosas que no pueden pasar por la lavadora: una correa de persiana, los asientos de un coche, zapatos de tela… incluso se han atrevido a usarla en las famosas botas UGG, que son carísimas pero delicadas (ante) y luego, cuando han secado, se frota bien para levantar otra vez la suavidad del ante. Es cierto que se quedan en un tono más oscuro, pero quedan genial.

¿Cómo aplicarla? Hay que empapar todo, pues es una mezcla que no se aclara y sino dejaría cerco. La idea es empezar en la mancha con un cepillo, suave pero firme, para no cargarnos el tejido…

Empezamos en la mancha y de ahí hacia las costuras. Piensa que hay manchas que no se ven y con este sistema las quitamos todas. Del centro hacia afuera, hacia las costuras y con brío para llevarse los restos de producto que sobren. Dejar secar, pero no cerca de una fuente de calor ¡Ah! y que no le de el sol.

¡Gracias, Bego! ¡¡Ya tenemos en el cesto de la compra el jabón en escamas!! Y si quieres direcciones útiles para tenerlo todo relimpio, también puedes leer nuestra recomendación sobre Manuel Riesgo.

Y si con todo relimpio te apetece también tenerlo ordenado, lee nuestro Hazte un Marie Kondo llenito de ideas prácticas.