Los mejores buñuelos

Pruébalos y disfruta

Hablar de buñuelos es hablar de tradición, de sabores de siempre, de azúcar, de harina, de huevo y buen aceite de oliva, es pensar en nuestras abuelas. Una receta que, según nos cuentan, nacía de la mano de los moriscos, allá por el 1090. Unos dulces que se empezaron a tomar en las fiestas de Todos los Santos porque, según cuenta la leyenda, por cada buñuelo que se come, se libera un alma del purgatorio.

Antes y ahora son dulces increíbles que encuentras por todo Madrid. Pero para no liaros, ahí va nuestra lista de imprescindibles. Hemos elegido dos más sofisticados e innovadores y tres de los de siempre para los más fieles a la tradición.

Nunos

Los buñuelos más modernos, más innovadores y sofisticados son los de Nunos (Narváez, 63). Una pastelería con más de 20 variedades distintas de buñuelos. Cuenta con todo el catálogo de los clásicos, pero todos los años nos sorprenden con una nueva colección con rellenos originales como el de apple strudel, de yogur griego y amarena, de dulce de leche, de crème brulè… El año pasado, por ejemplo, sacó los rellenos líquidos, de horchata, de mandarina, de gin tonic… francamente impresionantes.

Hablar de la nueva pastelería es pensar en La Duquesita (Fernando VI,2). Se trata de una pastelería de 1914, cuyo obrador ha retomado Oriol Balaguer, con una pastelería más vanguardista, con buñuelos con un toque especial y un packaging precioso.

 

Antigua Pastelería el Pozo

Para los más fieles a la tradición, nos vamos de La Antigua Pastelería del Pozo (Pozo 8). Fue la primera pastelería de Madrid, con un horno de más de 180 años en el que a diario elaboran su conocidísimo hojaldre y, en esta época, unos de los mejores buñuelos de Madrid, siguiendo la receta de los bisabuelos y con los mejores ingredientes. Rellenos de cabello de ángel, de batata, crema, chocolate… la diferencia es que ellos los rebozan en azúcar.

Muy de cerca le sigue la Confitería el Riojano (Mayor, 10) que ya hacía las delicias de Alfonso XIII. Sus buñuelos de nata, crema y chocolate son otros de nuestros imprescindibles y los puedes tomar en su salón de té, acompañados de un rico chocolate a la taza.

Y en esta lista no puede faltar el Horno de San Onofre. Con más de 40 años a sus espaldas, mantienen todo el sabor de siempre en sus elaboraciones. Podréis disfrutar de deliciosos buñuelos de crema, chocolate, nata, cabello de ángel… en alguna de sus tiendas en Madrid.