Parques y jardines

Para disfrutar todo el año

Qué puedes encontrar…

Retiro

El Parque del Buen Retiro | Plaza de la Independencia, s/n

Su origen se remonta a Felipe IV pero no sería hasta Carlos III, cuando se valló y abrió al público, construyendo palacetes y preciosos jardines, a los que había que entrar decorosamente vestido y aseado según las normas reales. Hoy podemos dar largos paseos, montar en nuestra bici o alquilarla, patinar por el paseo de coches, alquilar una barca en el estanque, tomar el aperitivo en alguna de sus terrazas… Todo ello sin dejar de fijarnos en sus joyas arquitectónicas, como el Palacio de Cristal, el Palacio de Velázquez, el monumento al Ángel Caído, la fuente de los Galápagos …

 

Real Jardín Botánico | Plaza de Murillo, 2

Su actual emplazamiento data de la época del Carlos III. Pero no será hasta 1942, cuando se catalogan sus 8 hectáreas y más de 5000 especies, como jardín de interés artístico cultural. El Botánico merece una visita, para disfrutar de sus flores de temporada, tulipanes, rosas, azaleas que son las encargadas de dar la bienvenida al visitante. Podremos descubrir cientos de especies, científicamente ordenadas empezando por las más primitivas, como los pinos y abetos, y acabando con las plantas carnívoras. Os recomendamos, además, visitar sus invernaderos, con la posibilidad de contratar una visita guiada.

 

Fuente el Berro

Parque Fuente del Berro | Enrique D´Almonte al final de la de Jorge Juan

La historia del Parque se remonta a Felipe IV, que lo mando construir cerca del arroyo del Abroñigal para beneficiarse de las aguas y construir un nuevo Real Sitio. El parque pasó por varias manos hasta que el Conde de Mayalde, en 1948, se hiciese cargo del mismo como alcalde de Madrid. Hoy este precioso jardín de 7,4 hectáreas, es un jardín histórico artístico, de carácter paisajista, que ofrece preciosos paseos. Dentro del parque hay bonitas fuentes y una visita obligada del visitante es el monumento a Bécquer.

 

Parque del Capricho | Paseo de la Alameda de Osuna, s/n

Un gran desconocido de 14 hectáreas situado en el distrito de Barajas. Según los documentos, fueron los Duques de Osuna, los que compraron esta finca para alejarse de la ciudad y ejercer su mecenazgo sobre artistas, paisajistas y toreros de la época. En el parque podemos encontrar una parte de juegos infantiles con un fortín, foso y cañones, una zona de grandes fiestas y celebraciones como era el Casino de Baile, una ría navegable que termina en el lago.. Y disfrutar de sus tres tipos de jardines: el francés, el de estilo inglés y el auténtico “giardino” italiano. Además de sus agradables paseos, se pueden contratar paseos teatrales.

 

Jardín del Príncipe de Anglona | Plaza de la Paja

Enclavado en una esquina de la plaza de la Paja este jardín de 500 metros cuadrados es una de las pocas muestras de jardines del s.XVIII.

 

Huerto de las Monjas | Sacramento, 7

Este pequeño jardín situado en el número 7 de la calle Sacramento, era el Huerto del Convento del Sacramento del S XVII , que las monjas cistercienses utilizaban como huerto, en 1972 el Convento desapareció, pero el jardín se conserva y resulta sorprendente, encontrarlo entre edificios modernos.

 

quintadelosmolinos

La Quinta de Los Molinos | c/ Alcalá, 527-531

Junto a la boca de metro de Suanzes, os recomendamos este gran desconocido. Un parte de más de 20 hectáreas que está diseñado al estilo mediterráneo. Almendros y olivos son los árboles predominantes de este precioso parque que también cuenta con columpios y zonas para pasear y montar en bici. Cuenta, además, con fuentes, albercas, estanques y dos molinos que le dan su nombre.

Lo mejor…

Disfrutar de agradables paseos por los parques de Madrid resulta delicioso, jardines maravillosos que merecen la pena ser visitados. Y es que Madrid tiene una luz especial, y eso se refleja en sus parques.

Siempre hay alguna pega…

La afición por el paseo es común entre los madrileños por lo que, los fines de semana, están abarrotados.

Apunte Yosílosé…

Guarda este plan en familia para cualquier momento. Es un plan sano, barato y perfecto para todas las edades. Ah! Y acuérdate de coger algo de pan por si hay peces o patos que alimentar. Ahí ya se te irán horas de diversión 😉