Torrijas

Las mejores de Madrid

Es empezar la Cuaresma y nos volvemos locas con las torrijas. Todo Madrid se llena de torrijas, los escaparates, las cartas de postres… Y todo el mundo tiene su propia versión y alardea de tener la mejor receta. Por eso, este año nos hemos propuesto elaborar  “La Lista”. Hemos pateado la ciudad, te lo hemos ido contando a través de Instagram y hemos localizado las que, en nuestra opinión, son las mejores. Eso sí, nos ha costado engordar unos kilitos probándolas todas (pero lo que nos hemos divertido…)

LAS SITIOS MÁS CLÁSICOS…

El Horno de la Santiaguesa lleva ya más de 40 años haciendo estas delicias con pan de barra, huevo, azúcar, canela y limón. Las puedes tomar allí mismo en su versión de vino, de leche, de chocolate o de crema tostada por encima.

La Antigua Pastelería del Pozo lleva casi 100 años haciendo sus torrijas. Si bien las consideramos clásicas, su versión es algo distinta porque están hechas con un bizcocho relleno de crema, mojado en leche, bañado en huevo y frito ¡Una delicia!

El Riojano, la que fuese la pastelería oficial de Alfonso XII, tiene también una deliciosa versión clásica para llevar o para tomar en su salón de té.

 

LAS VERSIONES MÁS MODERNAS… pero que nada tienen que envidiar, a las anteriores.

Moulin Chocolat elabora una torrija de su propio brioche, que calan en crema inglesa y fríen en aceite de oliva. El resultado, una maravilla que te preparan en preciosas cajas para llevar.

La Duquesita ofrece la versión de torrija de Oriol Balaguer. Un pan mojado en leche y huevo, frito y rebozado en azúcar y canela, que presenta en pequeñas cajitas transparentes de tres en tres.

Ascaso tiene otra versión deliciosa,  un suave y jugoso bizcocho empapado en leche y frito, con almíbar y canela. Esto es lo que pudimos deducir pues la receta, según nos contaron, es secreta.

Mama Framboise nos encantó con sus torrijas de vainilla, de chocolate, o con toque de ron. Puedes tomártelas allí mismo o llevarlas a casa.

Pastelería Nunos siempre resulta la más innovadora. Con una base clásica de pan mojado en leche y huevo, luego la cubren con crema tostada, nata y frutas, chocolate blanco y avellanas.

La Oriental es innovadora porque resulta perfecta para celíacos. Su receta es una base de delicioso pan sin gluten mojado en leche e infusionado con limón, pasado por huevo, frito en aceite de oliva, espolvoreado de azúcar, canela y decorado con frutas.

Celicioso también adapta el dulce a los celíacos. Sus torrijas están hechas según la receta clásica pero eso sí, sin gluten y además sin lactosa, perfecta para intolerantes.

Una ruta que sin duda esta Semana Santa no os podéis perder.