Visitas teatralizadas

Plan para el fin de semana

Somos fans de este veroño que ofrece días luminosos (aunque también somos muy fans de la lluvia y la esperamos con ilusión y con planes de interior). Somos requetefans de la sierra de Madrid, somos rotundamente fans de las visitas teatralizadas porque creemos que es la mejor forma de que lo niños conozcan parte de la historia de nuestra provincia de una forma participativa y muy entretenida para ellos, somos muy fans de castillos y murallas y de la buena cocina. Por eso, el plan para este fin de semana lo tenemos clarísimo y esperamos veros por allí con nosotras y nuestras familias. Aquí van las ideas…

 

Buitrago de Lozoya

Buitrago de Lozoya y Pajar de Fuente Hernando

Se trata de una iniciativa que pone en marcha el Ayuntamiento de esta preciosa localidad para dar a conocer su Villa Medieval. La obra se titula “La princesa de Buitrago” y transcurre en el siglo XV a lo largo de las calles del centro histórico de este pueblo madrileño. Cuenta las desavenencias entre los partidarios de la princesa Juana “La Beltraneja” y la princesa Isabel, su tía y futura Reina Católica. Podéis comprar las entradas por anticipado y luego recogerlas en la Oficina de Turismo. La visita comienza a las 12:30h.

Y después de vivir el medievo, una comida especial en un sitio que nos encanta. Sito en un antiguo pajar a orillas del Embalse de Pinilla, es especialista en cocido y también tiene en carta asados y buena carne de la sierra.  El Pajar de Fuente Hernando se encuentra a 20 kilómetros de Buitrago, muy cerquita. Reserva obligatoria.

 

Manzanares el Real y La Petit Raclette

El maravilloso y bien conservado Castillo de Manzanares el Real se puede visitar siguiendo la historia de ficción de Don Pedro de Zúñiga y Salcedo y Doña Isabel Asensio, dos personales de siglo XVII que nos irán siguiendo por las estancias del castillo y explicándonos su contenido artístico. Hay dos pases, a las 11h y a las 12h, y es necesario realizar reserva previa y acudir con antelación al Castillo a recoger las entradas.

Y para comer, un viajecito a Suiza a tan sólo 15 kilómetros, en el pueblo de Navacerrada, La Petit Raclette. Se trata de una casita alpina en la que el menú consta de raclettes y fondues. Queso a voluntad, carne a la plancha, patatas cocidas o fritas, ensaladas… Todo delicioso, interactivo y realmente divertido para ir en familia. Imprescindible reservar.

¿A cuál te apuntas? Buen fin de semana.

Teresa, Myriam y Eva