De Madrid al Cielo Sky Bar

Azotea 360º del Riu Plaza de España

Qué puedes encontrar…

La azotea de moda. La de la pasarela de cristal. Se trata de la azotea 360º del Hotel Riu Plaza de España ubicada en la planta 27 del hotel y desde la que podemos disfrutar de las mejores vistas de la ciudad… con un buen cóctel.

La entrada de la azotea se encuentra en una puerta aparte de la del hotel, no se reserva y, en muchas ocasiones, debes esperar cola porque tienen aforo limitado. Cuesta dinero subir (que luego no se descuenta de una posible consumición) pero vale la pena.

Una vez te haces con tu entrada, te diriges al ascensor que sube a toda velocidad a la planta 26 del hotel. Ahí comienza la visita. Debes continuar la subida a la 27 por unas escaleras desde la que vas a ver la famosa pasarela de cristal. Es desde aquí desde donde salen las mejores fotos, las vertiginosas que vemos en redes.

Una vez en la terraza, te dirigirán a una mesa desde la que puedes pedir algo para beber y algún que otro picoteo. Una vez llegue la comanda, podrás (y querrás) dar vueltas sin parar por cada fachada, alucinando con las vistas.

Las cuatro fachadas del edificio nos presentan una escena diferente de la ciudad. La Gran Vía muy de cerca, el Templo de Debod, el Ayuntamiento de Madrid, las Cuatro Torres… Ve con calma, descubriendo poco a poco todos los edificios y monumentos que son visibles desde tan arriba.

Dando un círculo a toda la azotea llegarás al punto caliente, ese que hace que esta azotea sea muy especial, la pasarela de cristal. Es corta y suele estar abarrotada pero la sensación de maripositas en el estómago se consigue.

Lo mejor…

Las vistas, claramente. Y el buen rollo que desprende con su música en directo.

Siempre hay una pega…

Hay cola y debes esperar. Y en la pasarela de cristal suele haber tanta gente que es difícil la instantánea solitaria.

Apunte Yosílosé…

He subido en varios momentos del día y con distintos grupos y siempre hemos disfrutado un montón. A comienzos de primavera, un día soleado estuvimos unas amigas a la hora del café y tuvimos la calma y la soledad para hacer la visita en detalle.
Una tarde noche en verano subimos en familia. Hasta los que más padecen vértigo disfrutaron e, incluso, se animaron a pasar por la pasarela (rapidito, eso sí). Vimos la puesta de sol, el Dj en directo y fue más complicado disfrutar con calma de las vistas porque estaban todas las mesas ubicadas en las barandas ocupadas, pero aún así nos encantó.

Dónde encontrarlo

Gran Vía 84 | 28013 Madrid