5 cosas divertidas para hacer en casa

Plan para el fin de semana

Que el coronavirus quede como una anécdota que contar cuando seamos mayores. Vamos a ser responsables, conscientes y solidarias. Vamos a reducir, en todo lo que nos sea posible, las salidas de casa. Y esto es pedirnos mucho en este fin de semana completamente primaveral. Pero sin salir evitamos contagiarnos y contagiar. Obviedad importante.

No somos suecos, no llueve ni oscurece prontísimo, pero hay que hacer un ejercicio de voluntad y ser respetuosos con las normas que nos llegan de medios acreditados. Toca quedarse en casa.

Cierto es que nos facilita la vida el hecho de que se cierren espacios públicos y se cancelen citas culturales y deportivas. Menos tentación.

Si necesitáis material e ideas de manualidades en nuestra web en Amazon hemos creado una carpeta de material con nuestra selección (iremos actualizando).

– – – – – – – – – – – – –

1.- Manualidades

Un básico que nunca falla. Y no hace falta ser especialmente mañoso y tampoco hacer falta haber comprado todo el Carlin para ello. Hay muchas posibilidades con cajas de zapatos, papel de plata o palitos de brochetas. La idea es echar un vistazo a alguna de las estupendas ideas fáciles que nos aportan estas webs.

– – – – – – – – – – – – –

2.- Ver pelis clásicas

A nosotras nos pasa en casa. Recordamos una película que veíamos cuando éramos pequeñas o ya más jovencitas y nos parece súper interesante para ver en familia. Pero el día a día, los estrenos de la semana y las actividades de cada uno no nos dejan el hueco. Puede ser un momento estupendo para ver películas “antiguas”. Estas son ideas (te las detallamos con link a la maravillosa web Filmaffinity por si no recuerdas bien la peli en cuestión).

Y seguiríamos… ¿Por cuál vas a comenzar? Recuerda las palomitas 😉

– – – – – – – – – – – – –

3.- Inventarse una obra de teatro

Para ello hacen falta varios actores-guionistas. La historia puede estar basada en un cuento o ser completamente inventada. Habrá que dibujar, además, el escenario, crear el vestuario… Es un trabajo ímprobo pero que dejará a los abuelos con la boca abierta!

– – – – – – – – – – – – –

4.- Juegos tradicionales con lápiz y papel.

Estamos algo “nostálgicas”. Pero creemos que este punto retro es muy adecuado cuando la amenaza de la play 24/7 se cierne sobre nuestros retoños. Aquí van ideas de juego a los que jugábamos nosotras en el cole y para los que sólo necesitábamos una hoja y un bolígrafo.

La Carrera de Bolis.

La idea es dibujar un circuito algo enrevesado, con sus buenas curvas cerradas, sus anchuras imperfectas, alguna recta… Cada jugador va equipado con su boli-bólido. Hay que sujetarlo en vertical colocando el dedo en la parte superior, apretar ligeramente y dejarlo deslizar. Tu turno finaliza en la posición en la que el trazo de tu bólido se sale del circuito y comienza el siguiente. Ahí retomarás cuando te vuelta a tocar. Gana aquel cuyo trazo llegue antes a la meta.

El Stop.

Es lo que luego se conoció como Scattergories pero que nosotras lo fabricábamos con una cuadrícula en la que se disponían columnas que había que rellenas con palabras pertenecientes a diferentes familias. Persona, Animal, Cosa, Lugar, Comida, Programa de Televisión… Estas eran nuestras categorías. La letra por la que había que comenzar cada turno se obtenía cuando uno decía en bajo el abecedario y los demás le decían “ya” en algún momento. La letra por la que iba, era la protagonista de esa línea (¿encontraste alguna vez una comida con i?)

El Ahorcado.

Uno de los jugadores piensa una palabra y dibuja tantas rayas como letras tenga esa palabra. Además, dibuja la base de la horca. Los demás comienzan a decir letras y las que forman parte de la palabra misteriosa se colocan en su raya correspondiente. Si se dice una letra que no pertenece a la palabra, se comienza a dibujar la figura del ahorcado.

– – – – – – – – – – – – –

5.- Hacer galletas decoradas o simplemente cocinar con ellos.

Para ello, acudimos a una de nuestras recomendaciones. La web María Lunarillos está llena de utensilios de repostería y de muy buenas ideas dulces en su blog.

Para cocinar y tener nuevas ideas os recomendamos a nuestra querida Su de Webos fritos, casi una enciclopedia de cocina para todos los niveles y todos los ingredientes. Y el gustazo de comer un rico bizcocho hecho por ti mismo… eso no tiene precio.

 

Ahora solo nos falta paciencia y que este virus salga de nuestras vidas. ¡Mucho ánimo! y sobre todo prudencia.